Remedios con uña de gato para artritis, fiebre, cáncer y más. Nunca antes habían existido otros remedios iguales

La uña de gato es una planta (liana) trepadora, o a veces rastrera, que pertenece a la familia de las rubiáceas originaria de las selvas con luz abundante de América del Sur. Ésta puede llegar a medir hasta 40 metros de longitud con un grosor de 25 cm.


Las ramas jóvenes tienen forma cuadrángulos Tiene espinas con forma de gancho.

Las hojas son pecioladas, opuestas, ovaladas y membranosas y, en la zona del envés, presenta unos pequeños y finos vellos (tomentos).

Las diminutas flores crecen agrupadas en racimos, cuyo diámetro varía entre 1,5 y 2 cm. de color amarillo. El fruto es bivalvo y alargado

Se propaga por semillas; el ciclo de producción es anual. Florece a los tres años de ser sembrada. Las semillas se recolectan subiéndose a los árboles por los que trepa, y de ellos se extraen las semillas.

Posteriormente, se almacenarán las semillas porque su cosecha se efectúa durante el mes de diciembre, y se deben sembrar en junio o julio del siguiente año. Después de la siembra, nace la plántula, que será trasplantada al sitio definitivo.

La parte utilizada de la uña de gato es la corteza de la liana. Se aprovecha cortando el tallo en trozos largos a partir de la base, y después arrancando toda la corteza que sea posible, mediante cortes y fuertes jalones. Una vez en el suelo, la corteza se ata para sacarla del bosque y llevarla a los centros de acopio rurales, donde es sometida a un proceso de secado al sol, y limpieza manual.


Propiedades curativas  de la uña de gato

Es importante observar que los pueblos de América del Sur han utilizado la uña de gato a lo largo de casi dos mil años para curar heridas, aliviar los dolores articulares y musculares, e incluso para tratar a las mujeres después del parto.

En la actualidad, se ha podido conocer que la uña de gato está compuesta por alcaloides, flavonoides, taninos, triterpenos y esteroides lo que hace que tenga propiedades inmunoestimulantes y antioxidantes.

Por su acción inmunoestimulante conserva las defensas altas de tal manera que no sólo es útil para tratar cualquier infección, vírica o bacteriana, como gripes y resfriados sino que incluso se está estudiando el papel beneficioso que ejerce en el tratamiento de ciertos tumores malignos y la leucemia.

También se ha usado con éxito por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas para el tratamiento de enfermedades osteoarticulares, artrosis, gota, artritis y trastornos gastrointestinales.

También se usa como antidiarreico y es útil como complemento para disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia anticancerosa.

Remedios populares

Remedio con uña de gato para la artritis Verter 30 gramos de la planta seca en un litro de agua y hervir por 20 minutos. Dejar reposar otros cinco. Colar y tomar 1 taza cada 24 horas, preferentemente después de las comidas.

Remedio antiinflamatorio con uña de gato. Verter 100 gr de uña de gato en polvo en 1 botella de vino. Cerrar de forma hermética y dejar macerando por una semana. Pasado ese tiempo, tomar 3 cucharadas al día por 15 días. Este remedio actúa de forma eficaz en las inflamaciones leves.

Remedios con uña de gato para la artrosis: Mezclar, a partes iguales, uña de gato y cola de caballo y luego extraer 1 cucharada. Verter en una taza de agua que esté hirviendo. Cubrir y dejar que se refresque. Tomar 2 tazas al día.

Remedio con uña de gato para la diabetes Verter en una taza de agua 1 cucharada de uña de gato y hervir por 5 minutos. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar. Colar y verter, adicionalmente, 1 cucharadita de cúrcuma en polvo. Tomar 1 vez al día.

Remedio con uña de gato para la fiebre Verter 2 manojos de la corteza de esta planta bien machacada y 2 puñados de jengibre también bien machacados a una botella y media de vino común. Colocar a baño maría durante doce horas. Después poner este medicamento expuesto al sol durante 5 días. Colar el líquido y beber cada tres horas 1 cucharada durante dos semanas.

Remedio con uña de gato para el cáncer: Preparar una infusión de uña de gato y beber dos veces al día. Este remedio ayuda a prevenir el cáncer especialmente el de los huesos.

Remedio con uña de gato para el cáncer de vejiga: Hervir en 2 litros de agua hasta que sólo quede uno un puñado de corteza de uña de gato, previamente lavado y picado Dejar en reposo y colar. Tomar a lo largo del día.


Remedio con uña de gato para tumor cerebral: Verter en una taza de agua 1 cucharadita de raíz de uña de gato picada y hervir por 5 minutos. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar 3 veces al día.

Remedio con uña de gato para cálculos biliares o piedra en la vesícula: Hervir 30 gramos de flores y hojas de uña de gato en un litro de agua durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, retirar del fuego, colar y dejar refrescar. Tomar 3 tazas al día.

Remedio con uña de gato para la tendinitis: Verter en 1 taza de agua que esté hirviendo 1 cucharada de corteza de uña de gato. Tapar y dejar refrescar. Filtrar y beber 3 tazas diario hasta que el dolor y la inflamación desaparezcan.

Remedio con uña de gato para reforzar el sistema inmunológico: Hervir a fuego lento por 10 minutos en un litro de agua 12 gr de corteza de uña de gato lavado y finamente y picado. Pasado ese tiempo, retirar del fuego, colar y añadir, si se desea unas gotas de miel. Tomar una taza a diario especialmente en los períodos durante el año cuando aumenta el número de casos de gripe o resfriado.

Precauciones

Su uso está contraindicado en úlcera péptica, gastritis, embarazo y lactancia.

PUBLICIDAD QUE TE RECOMENDAMOS

loading...
Close