Remedios caseros para la amigdalitis o amígdalas inflamadas

La amigdalitis consiste en la inflamación de las amígdalas bucales de origen vírico o bacteriano las cuales están ubicadas al final del paladar y en el inicio (una en cada lado) de la garganta.

Las amígdalas están conformadas por tejido linfoide el cual sirve como una defensa de los gérmenes que penetran en la boca con el alimento, con el aire que respiramos, etc.


Cuando están muy expuestas a la infecciones pueden inflamarse, aumentar de tamaño y, en ocasiones, se observan puntos de pus.

Es, en ese momento, cuando se habla de amigdalitis. Los infantes son especialmente sensibles a esta dolencia, aunque puede presentarse a cualquier edad.

Además de los síntomas mencionados también pueden surgir otros como ronquera, dolor de cabeza, dolor de oído, dificultad para tragar los alimentos y fiebre.

Es importante señalar que existe la amigdalitis pultácea o angina blanca la cual es mucho más compleja para su curación y, por ello, la importancia de saber cómo diferenciarlas. Puede leer más sobre este tema en el enlace que aparece arriba.


Remedios populares

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #1: Hacer gárgaras de zumo de limón recién exprimido con miel cinco veces al día. Cada vez que haga las gárgaras, se recomienda lavarse los dientes para evitar el efecto corrosivo del limón.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #2: Hacer un emplasto con hojas de salvia muy calientes. Aplicar directamente éste sobre la garganta y envolver con un pañuelo con el fin de que el calor se mantenga el mayor tiempo posible. Tan pronto se enfría, sustituir por otro. Al mismo tiempo, hacer gárgaras de salvia hasta que se sienta mejor.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #3: Mezclar los siguientes elementos 1 cucharada de miel, 1 cucharada de sidra (vinagre) de manzana y 8 onzas de agua tibia. Luego, tomar lentamente en sorbos sin que se enfríe.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #4: Hervir medio litro de agua. En ebullición, echar dentro 30 gramos de salvia y 25 gramos de pimienta de cayena. Sacar del fuego, dejar reposar y hacer varias gárgaras al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #5: Preparar un jugo curativo con el jugo de 3 zanahorias, 1/2 taza de agua y 6 fresas picadas. Para ello, se debe licuar los ingredientes por 3 minutos y beberlo

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #6: Tomar el antebrazo y ubicar el punto que se encuentra a dos dedos de la muñeca, siguiendo la línea del radio. Realizar un masaje suave sobre esta área tres veces, en intervalos de quince días durante varios días hasta sentirse mejor de las anginas. (remedio de acupresión)

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #7: Envolver el contenido de 1/2 taza de yogurt natural en una servilleta de tela con varios dobleces. Exprimir la servilleta como si fuera untorniquete para que el yogur sobrante salga de la tela. Aplicar alrededor de la garganta y después colocar otra servilleta encima con el fin de sostener la cataplasma. Mantener puesta durante 3 a 4 horas. Pasado este tiempo, renovar la cataplasma. Esta operación se realiza durante dos días.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #8: Preparar una taza de infusión de tomillo y luego agregar el zumo de medio limón y una cucharada de miel.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #9: Mezclar una cucharada de bicarbonato en el jugo de un limón. Hacer gárgaras de tres a cinco veces al día. Con esta preparación se limpia las placas de pus que pueden estar pegadas a las amígdalas.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #10: Comer un par de diente de ajos o varios pedazos de cebolla crudos al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas#11: Cocinar, a fuego lento, varios higos secos en agua con dos cucharadas de miel. Tomar una cucharada de este jarabe tres veces al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #12: Mezclar leche caliente con arcilla hasta formar una pasta blanda. Luego empapar la cataplasma en una tela gruesa y absorbente y aplicar alrededor del cuello. Encima de la tela que tiene la cataplasma, colocar una tela o tejido de lana y renovar para mantener la temperatura.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #13: Hervir 3 cucharadas de romero en una taza de vino blanco y añadir 1 cucharada de miel de abejas. Hacer gárgaras tres veces al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #14: Mezclar el jugo de medio limón con 1 cucharada de sal en 1/4 de taza de agua. Realizar, con esta preparación, gárgaras varias veces al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #15: Dejar en remojo 1 puñado de hojas y flores frescas o secas de gordolobo 1 litro de agua hirviendo, cubrir y, luego, hervir durante 10 minutos. Después, colar la solución dos veces, una a través de un colador fino y la otra a través de un pedazo de tela limpia. Luego, mientras está todavía caliente, agregar 2 cucharadas de miel, 1 cucharadita de almíbar de arce puro y un par de gotas de vainilla pura, Tomar 1/2 taza de esta cocción tibia cada 4 horas.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #16: Agregar a un 1 vaso de jugo de naranja puro 2 cucharadas de gel extraído del interior de las hojas de aloe vera o sábila. Tomar un vaso de esta preparación en ayunas.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #17: Mezclar 1/2 taza de agua con 1/4 de taza de vinagre. Empapar un pañuelo grande con esta preparación y envolver alrededor de la garganta. Dejar puesto hasta que el pañuelo se seque.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #18: Calentar, durante 5 minutos, 1 cucharada de salvia y 1/2 cucharadas de saponaria en 1/4 litro de agua. Dejar reposar por 10 minutos y beber durante el día mejor con miel.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #19: Cortar 1 rábano maduro y luego colocar en una licuadora junto con 3 pedazos de piña, 2 dientes de ajo y un poco de agua. Beber este jugo a diario en las mañanas antes del desayuno hasta que la inflamación ceda.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #20: Verter 1 cucharadita de flores de manzanilla, 1 cucharadita de tusilago y 1 cucharadita de tormentilla en 1 taza de agua que esté hirviendo. Dejarla reposar durante 15 minutos. Colar y hacer gárgaras con esta infusión cada 2 horas.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #21: Hervir 1 taza de agua y luego verter 1 cucharadita de flores de manzanilla y 1 cucharadita de salvia durante 5 minutos. Tapar y dejarla reposar durante 15 minutos. Colar y hacer gárgaras con la infusión cada 2 horas.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #22: Hervir en 1 litro de agua 100 g de borraja hasta que quede reducida a un tercio de su volumen. Mezclar esta preparación con 50 grs. de miel. Hacer enjuagues cada 3 horas

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #23: Colocar en una licuadora 1/2 litro de jugo de naranja, 4 guayabas picadas, 4 dientes de ajo finamente picados, 1 rodaja de cebolla y 2 cucharadas de miel. Tomar 1 vaso cada 8 horas, hasta sentir alivio en la garganta. Este remedio se puede considerar un antibiótico natural que combate también los resfriados.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #24: Verter en una taza de agua que esté hirviendo 1 cucharadita de tomillo, otra de romero y una de cardamomo. Tapar y dejar refrescar. Colar y beber una taza de esta infusión a diario. Este remedioactúa como un antiséptico natural preventivo y muy recomendado especialmente si la persona sufre de amigdalitis de forma constante.


Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #25: Realizar una infusión de las puntas floridas de llantén y luego hacer gárgaras varias veces al día

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #26: Tomar un nabo y rayarlo, poner en una tela y escurrir, añadir en jugo de medio limón y hacer gárgaras solamente 2 veces al día mañana y noche por 3 a 5 días

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #27: Hervir 1 cucharada de flores de acacia en 1 taza de agua por 5 minutos. Realizar gargarismo con esta infusión a lo largo del día

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #28: Mezclar las siguientes plantas en partes iguales: Flores de malva; Flor de saúco; Tila; Pensamiento silvestre y Estigmas de maíz. Extraer una cucharada y verter en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar varias tazas al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #29: Hervir durante 10 minutos un litro de agua manzanilla, 20 gr. y hojas de salvia, 20 gr. Hacer gárgaras con esta preparción durante todo el día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #30: Hervir en un litro de agua por 10 minutos las siguientes plantas: Faíz de tormentila, 10 gr.; Hojas de tomillo, 20 gr.; Flores de malva, 15 gr.; Hojas de llantén, 20 gr., y Hojas de menta, 10 gr. Dejar en infusión y colar. Hacer gargarismo con este remedio durante todo el día

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #31: Verter 20 gr. de hojas de malvavisco, 20 gr. bistorta, 10 gr. de amapola y 10 gr. de anís verde en un litro de agua. Hervir por 10 minutos. Colar y hacer gárgaras con este remedio durante el día

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #32: La corteza y la raíz de agracejo son utilizadas contra las anginas a causa de sus propiedades febrífugas y bactericidas. Se hace una decocción a razón de 30 a 40 gramos por litro de agua, de la que se beben dos ó tres tazas al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #33: Con una decocción de 100 gramos de hojas desecadas de agrimonia.por litro de agua, que se hace hervir hasta reducción de un tercio y que se endulza con miel, se obtiene un excelente gargarismo contra las amigdalitis

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #34: Machacar 2 dientes de ajo y colocar en el jugo de un limón. En una vasija poner 1/2 cebolla cortada en rodajas de cebolla, 1 cucharada rasa de aceite y 1/2 cucharada de sal Dejar reposar por 20 minutos. Aplicar el preparado en las amígdalas con un aplicador de algodón o una espátula

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #35 Verter 20 gramos de hojas, previamente lavadas, de abedul en medio litro de agua y hervir por 10 minutos. Hacer gargarismos y buches con esta preparación a lo largo del día

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #36 Mezclar en un cuenco un puñado de manzanilla, equiseto, tomillo y salvia. Extraer 2 cucharadas de esta mezcla y verter en un cuarto de litro de agua. Mantener en el fuego hasta que rompa a hervir. Dejar reposar por 5 minutos. Pasado este tiempo, colar. Este remedio se utiliza para hacer gárgaras varias veces al día ya que con él se obtienen excelentes resultados

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #37 Remojar un puñado de raíces de guisante blanco y luego moler por unos minutos. Tomar esta preparación a diario especialmente por la mañana hasta que la dolencia desaparezca.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #38 Verter 2 cucharadas de semillas de alholva en medio litro de agua y cocinar a fuego lento por 30 minutos. Dejar enfríar por 10 minutos, filtrar y hacer gargarismos varias veces al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #39 Mezclar 20 gr. de centaura, 10 gr. de cada de una de las siguientes plantas: Trébol de agua, cola de caballo, achicoria, coclearia y ortiga blanca y extraer.2 cucharaditas de la mezcla. Verter en una taza de agua hirviendo y dejar en infusión. Tomar 1 taza en ayunas y otra antes de acostarse.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #40 Preparar un cocimiento con 30 gr. de hojas de aladierna, que se hierven durante 10 minutos en un litro de agua. Hacer gárgaras cada hora, con este cocimiento templado.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #41 Mezclar, a partes iguales hojas de agrimonia, hojas de zarzamora, flores de amapola, flores de escaramujo o rosa silvestre y flores de malva. Hacer hervir un puñado de la mezcla durante dos minutos en un cuarto de litro de agua. Hacer gárgaras varias veces al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #42 Verter en 2 tazas de agua que esté hirviendo 1 cucharadita de corteza interna del olmo. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar, aún tibia, 2 veces al día durante un par de días.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #43 Mezclar 1 cucharadita de pimienta de cayena en polvo, 3 cucharadas de corteza de olmo en polvo y 2 cucharaditas de miel. Verter en una taza de agua que esté hirviendo. Batir hasta que se disuelva y tomar 3 veces al día. Este remedio, al igual que el anterior, contiene olmo el cual tiene propiedades antiinflamatorias de las membranas mucosas de la zona de la garganta.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #44 Calentar, en una sartén, 1/4 de cucharadita de semillas de carambola hasta que adquieran una tonalidad dorada y adicionar una pizca de polvo de cúrcuma. Verter esta preparación a una taza de leche tibia. Tomar 2 veces al día. Este remedio ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y ayuda a desinflamar las membranas mucosas.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #45 Efectuar gárgaras con agua de mar purificada (se puede conseguir en las farmacias botánicas) varias veces al día

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #46 Verter en un vaso de agua 1 cucharada de miel rosada y 25 gotas de tintura de mirra. Realizar varias gárgaras al día.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #47 Verter 1 cucharada de equinácea en una taza de agua que esté hirviendo. Cubrir y dejar refrescar. Colar y tomar una vez al día por un mes. Este remedio preventivo ayuda en el caso que la persona sufra de amigdalitis con cierta frecuencia, ya que refuerza el sistema inmunológico del organismo.

Remedio para la amigdalitis o amígdalas inflamadas #48 Usar remedios homeopáticos como pyrogenium 5 ch o lehning L 52.

Recomendaciones preventivas

Evitar estar expuesto a los cambios de temperatura bruscos y las corrientes de aire.

Consumir frutas que contenga vitamina C como naranja, mandarinas, entre otras.

Recomendaciones cuando se sufre de amigdalitis

Tener un humidificador dentro de la casa especialmente en la habitación para agregar humedad al lugar.

Evitar fumar y estar expuesto a ambientes contaminados, ya que puede irritar aún más la garganta.

Beber abundante líquidos preferiblemente agua, jugos naturales y sopas.

Si no queremos que la amigdalitis empeore es importante que cuidemos las temperaturas de los alimentos que ingerimos, ya que si los consumimos demasiado calientes pueden empeorar la condición.

Las amígdalas, un par de ganglios que se encuentran ubicados en la parte posterior de la garganta, están expuestas a una gran cantidad de microorganismos que las pueden infectar e inflamar.

Esta condición se conoce como amigdalitis o anginas y se caracteriza por una incómoda sensación de dolor, malestar en la garganta y problemas para deglutir los alimentos.

Suele ser un problema leve y de poca durabilidad, aunque es necesario brindarle atención oportuna para evitar que se generen complicaciones.

Si bien muchos tratamientos antibióticos convencionales promueven su alivio, existen remedios de origen natural que pueden brindar efectos similares.

Aunque en cada caso pueden actuar de forma diferente, según la gravedad del problema, estas soluciones son una forma eficaz y segura de hacerle frente a esta condición.

Por esta razón, en el siguiente espacio hemos recopilado las 5 mejores opciones para que las tengas en cuenta ante el primer síntoma.



Remedios para Combatir La Amigdalitis

¡Descúbrelas!

1. Aloe vera y jugo de naranja.

El poder antibacteriano del gel de aloe vera combinado con la vitamina C del zumo de naranja nos brinda el cóctel perfecto para combatir la amigdalitis.

Sus propiedades favorecen el alivio de la inflamación y, de paso, combaten algunos virus y bacterias que se proliferan en la zona.

Ingredientes

El jugo de 5 naranjas
1 cucharada de gel de aloe vera (15 g)

Preparación

Extrae el zumo de cinco naranjas y mézclalo con el gel de aloe vera hasta obtener una bebida homogénea.

Modo de consumo

Ingiérelo una o dos veces al día hasta aliviar la inflamación de las amígdalas.

2. Jugo de cebolla y miel.

Las propiedades antibióticas y antiinflamatorias del jugo de cebolla con miel son útiles para eliminar los microbios que afectan la salud de estos ganglios.

Su consumo controla la hinchazón y crea una capa protectora contra las bacterias que generan infecciones.

Ingredientes

El jugo de ½ cebolla
6 cucharadas de miel (150 g)

Preparación

Extrae el zumo de media cebolla y mézclalo con las cucharadas de miel.

Modo de consumo

Ante el primer síntoma, consume una cucharada del remedio, cada 2 o 3 horas.

3. Agua tibia con limón y sal marina.

Las propiedades alcalinas del limón son ideales para promover la desinflamación y el control de las infecciones bacterianas.

En este caso potenciamos sus efectos con la acción antibiótica de la sal marina, un ingrediente rico en minerales esenciales que fortalece las defensas.

Ingredientes

1 vaso de agua (200 ml)
El jugo de ½ limón
1 pizca de sal marina

Preparación

Pon a calentar un vaso de agua y, cuando esté tibia, agrégale el zumo de medio limón y una pizca de sal marina.
Remueve los ingredientes y asegúrate de que queden bien disueltos.

Modo de consumo

Ingiere la bebida dos veces al día.

4. Infusión de jengibre y miel.

El gingerol, uno de los principales activos del jengibre, le confiere propiedades antiinflamatorias que ayudan a controlar los síntomas de la amigdalitis.

Sus propiedades se combinan con los antioxidantes y enzimas de la miel, y nos brindan un remedio calmante que fortalece el sistema inmunitario.

Ingredientes

1 taza de agua (250 ml)
1 cucharada de raíz de jengibre (10 g)
1 cucharada de miel de abeja (25 g)

Preparación

Pon a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, incorpora la raíz de jengibre y la miel de abejas.
Deja que repose unos diez minutos, cuela y consúmela.

Modo de consumo

Asegúrate de que la infusión esté tibia, ya que si la consumes caliente puede empeorar la irritación.
Toma una o dos tazas al día.

5. Leche de coco y albahaca.

La leche de coco es un producto de origen vegetal que se destaca por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Contiene ácidos grasos esenciales, además de minerales y aminoácidos que, tras ser asimilados, mejoran la respuesta del cuerpo contra el ataque de los virus y bacterias.

En este remedio la combinamos con la albahaca, una planta refrescante que ayuda a reducir el dolor causado por la inflamación de las amígdalas.

Ingredientes

½ taza de leche de coco (125 ml)
1 cucharada de albahaca (10 g)

Preparación

Pon a calentar la leche de coco y agrégale la cucharada de albahaca.
Deja que se enfríe a temperatura ambiente, cuélala y consúmela.

Modo de consumo

Ingiere una porción de la bebida y, si es necesario, repite su ingesta durante dos o tres días.
Como puedes notar, son varias las opciones para calmar los molestos síntomas que se producen por esta condición.

Elige la que consideres más apropiada y sigue las recomendaciones de consumo para obtener buenos resultados.

PUBLICIDAD QUE TE RECOMENDAMOS

loading...
Close