Reduce el tamaño de tus poros abiertos con estos 5 métodos naturales

Además de minimizar el tamaño de los poros estos remedios naturales también son perfectos para regular la producción de grasa en el rostro, prevenir el acné y retirar las células muertas

La dilatación de los poros de la piel es un problema estético que se produce por los desequilibrios en las glándulas sebáceas que, a su vez, aumentan la secreción de residuos de grasa.


Estos suelen ser notorios en áreas como la “zona T” del rostro, aunque también se dan en otras y causar problemas como los puntos negros y el acné.

Su tamaño puede variar en función de los factores genéticos y hormonales pero, en general, son más visibles que los de una persona con piel saludable.

Si bien no son el síntoma de una enfermedad grave, es necesario tratarlos con cuidados especiales para evitar ese molesto aspecto brillante y otras imperfecciones.

Por suerte, para su tratamiento hay muchos productos naturales que, sin causar efectos adversos, ayudan a reducir su tamaño.

En esta ocasión queremos compartir 5 métodos sencillos para que empieces a combatirlos en casa.

  1. Loción de salvia

La salvia tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias que, además de reducir el tamaño de los poros abiertos, limpia las impurezas y previene el acné.

Su aplicación como loción disminuye la producción excesiva de grasa y las células muertas acumuladas.

Ingredientes
1 cucharada de salvia (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Incorpora la salvia en una taza de agua caliente y déjala reposar 15 minutos.
Luego, pasa el líquido a través de un colador y déjalo refrigerar durante 2 horas.
Modo de aplicación
Una vez la loción esté fría, rocíala sobre la piel o frótala con un trozo de algodón.
Úsala hasta 2 veces al día, todos los días.

  1. Mascarilla de arcilla
    Rica en minerales y sustancias antioxidantes, la arcilla es un producto cosmético natural que se ha hecho popular como remedio contra el exceso de grasa en la piel.

Sus activos naturales disminuyen los poros abiertos y ayudan a remover los residuos que se retienen en su interior.

Ingredientes
2 cucharadas de arcilla blanca o verde (20 g)
1 cucharada de agua de rosas (10 ml)
6 cucharadas de agua tibia (60 ml)
Preparación
Vierte todos los ingredientes en un recipiente y mézclalos hasta obtener una pasta cremosa.
Modo de aplicación
Extiende la mascarilla por todo el rostro, sobre todo en la zona T, y déjala actuar 20 minutos.
Enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces a la semana.


3. Exfoliante de almendras

El tratamiento exfoliante de harina de almendras es una solución alternativa contra los poros dilatados, los puntos negros y el exceso de células muertas.


Aporta ácidos grasos, aminoácidos y antioxidantes esenciales que facilitan el proceso de regeneración de la piel.

Ingredientes
1 cucharada de harina de almendras (10 g)
3 cucharadas de miel de abejas orgánica (75 g)
Preparación
Vierte la harina de almendras en un cuenco y mézclala con la miel hasta conseguir una pasta espesa.
Modo de aplicación
Frota la mascarilla por todo el rostro mediante suaves movimientos circulares.
Déjala actuar 20 minutos y enjuaga.
Repite su aplicación 2 o 3 veces a la semana.

  1. Tratamiento de naranja y clara de huevo
    Al combinar la ralladura de cáscara de naranja con clara de huevo podemos conseguir una mascarilla astringente y exfoliante, idónea para quienes sufren de poros dilatados.

Gracias a sus propiedades eliminan las impurezas que afectan la salud de la piel y, al mismo tiempo, regulan la producción de grasa.

Ingredientes
1 clara de huevo
1 cucharadita de ralladura de cáscara de naranja (5 g)
Preparación
Bate una clara de huevo y mézclala con la ralladura de cáscara de naranja.
Modo de aplicación
Enjuaga la piel con agua tibia y, posteriormente, aplícale el tratamiento.
Cubre todas las áreas, excepto el contorno de los ojos y los labios, y déjalo actuar 30 minutos.
Enjuaga y repite su uso 2 veces a la semana.

  1. Exfoliante de suero de leche y azúcar

Por su capacidad para remover las células muertas y los residuos que obstruyen los poros, este exfoliante casero es idóneo para mejorar el aspecto de las pieles cuyos poros están abiertos.


Su uso regular evita la producción excesiva de grasa y previene imperfecciones como los puntos negros.

Ingredientes
4 cucharadas de suero de leche (40 ml)
1 cucharada de azúcar gruesa (10 g)
Preparación
Incorpora los ingredientes en un recipiente y mézclalos hasta conseguir un producto granulado.
Modo de aplicación
Frota el exfoliante por todo el rostro, mediante movimientos circulares.
Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
Úsalo 2 o 3 veces a la semana.
¿Tu piel luce brillante? ¿Notas tus poros visiblemente dilatados? Prepara cualquiera de los remedios mencionados y evita que te generen alteraciones en la piel.

INTERESANTES VIDEOS. SUSCRIBETE ANUESTRO CANAL "CONSEJEROS DE SALUD

TRUCOS CASEROS PARA ACLARAR TU PIEL. RECUPERA TU CONFIANZA !. NO LO IGNORES Y COMPARTELO.

PUBLICIDAD QUE TE RECOMENDAMOS

loading...