Estas pueden ser la causa de comezón y flujo vaginal en las mujeres adultas y adolescentes.

Picazón y flujo vaginal en mujeres adultas y adolescentes




 
Secreción vaginal
Útero
Definición
 
Se refiere a las secreciones provenientes de la vagina y pueden ser:
 
Espesas, pastosas, líquidas
Transparente, turbias, con sangre, blancas, amarillas, verdes
Inodoras o malolientes
La picazón de la piel de la vagina y el área circundante (vulva) se puede presentar junto con el flujo vaginal. También puede ocurrir de manera espontánea.

Nombres alternativos
 
Secreción de la vagina; Picazón – zona vaginal; Prurito vulvar
 
Las glándulas en el cuello del útero y las paredes de la vagina normalmente producen un moco transparente. Esto es muy común en mujeres en edad de procrear.
 
Estas secreciones se pueden tornar de un color blanquecino o amarillento al exponerse al aire.
La cantidad de moco producido varía durante el ciclo menstrual a medida que los niveles hormonales en el cuerpo cambian.
Los siguientes factores pueden aumentar la cantidad de flujo vaginal normal:
 
Ovulación (la producción y liberación de un óvulo del ovario en la mitad del ciclo menstrual)
Embarazo
Excitación sexual
Diferentes tipos de infecciones pueden causar picazón o un flujo anormal en la vagina. El flujo anormal se caracteriza por un color (café, verde) y olor anormales. Se asocia con comezón e irritación.




Estos incluyen:
 
Infecciones transmitidas durante el contacto sexual. Estas incluyen la clamidia, la gonorrea (GC) y tricomoniasis.
Candidiasis vaginal, causada por un hongo.
Bacterias normales que viven en la vagina y que se multiplican en forma exagerada, causando un flujo gris y con olor a pescado. Esto se denomina vaginosis bacteriana (VB) y no se propaga por contacto sexual.
Otras causas de picazón y flujo vaginal pueden ser:
 
Menopausia y bajos niveles de estrógeno, que pueden llevar a resequedad vaginal y otros síntomas (vaginitis atrófica).
Tampón o cuerpo extraño olvidado, que puede causar un olor fétido.
Químicos que se encuentran en detergentes, suavizantes de telas, aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas y espumas anticonceptivas o jaleas o cremas, que pueden causar irritación de la vagina o la piel alrededor de esta.
Las causas menos comunes incluyen:
 
Cáncer del cuello uterino, de la vagina, el útero o las trompas de Falopio.




Afecciones cutáneas tales como vaginitis descamativa y liquen plano.
Cuidados en el hogar
 
Mantenga el área genital limpia y seca cuando tenga vaginitis. Asegúrese de buscar ayuda de su proveedor de atención médica para el mejor tratamiento.
 
Evite el jabón y sólo enjuague con agua para limpiarse.
Mojarse en un baño tibio, pero no caliente, puede aliviar los síntomas. Séquese a profundidad posteriormente.
Evite las duchas vaginales. Muchas mujeres se sienten más limpias si utilizan duchas vaginales, pero esto en realidad empeora los síntomas porque elimina las bacterias sanas que recubren la vagina. Estas bacterias ayudan a proteger contra una infección.
 
Otros consejos son:
 
Evite el uso de aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en la zona genital.
Use protectores y no tampones mientras tenga una infección.
Si tiene diabetes, mantenga un buen control de los niveles de azúcar en la sangre.
Deje que llegue más aire a la zona genital. Puede hacerlo:
 
Usando ropa holgada y no usando media pantalón.
Usando ropa interior de algodón (en lugar de sintética) o ropa interior con un forro de algodón en la entrepierna. El algodón aumenta el flujo de aire y disminuye la acumulación de humedad.
No usando ropa interior.
Las niñas y las mujeres también deben:
 
Saber cómo limpiar apropiadamente su zona genital mientras se bañan o se duchan.
Limpiarse correctamente después de usar el inodoro (siempre de adelante hacia atrás).
Lavarse bien antes y después de usar el baño.
Practique siempre sexo seguro, y use condones para evitar contraer o transmitir infecciones.
 
Cuándo contactar a un profesional médico
INTERESANTE VIDEO!

 
Llame a su proveedor de inmediato si:
 
Tiene un flujo vaginal.
Tiene fiebre y dolor en el área de la pelvis o el abdomen.
Puede haber estado expuesta a una infección de transmisión sexual.




Los cambios que podrían indicar un problema como una infección incluyen:
 
Tener un cambio repentino en la cantidad, color, olor o consistencia del flujo.
Tener picazón, enrojecimiento e hinchazón en el área genital.
El flujo vaginal se presenta en una niña que no ha llegado a la pubertad.
Pensar que sus síntomas pueden estar relacionados con una medicina que está tomando.
Estar preocupada por la posibilidad de tener una infección de transmisión sexual o no estar segura de haber estado expuesta.
Tener síntomas que empeoran o duran más de 1 semana a pesar de las medidas de cuidados caseros.
Tener ampollas u otras lesiones en la vagina o en la vulva.
Presentar ardor al orinar u otros síntomas urinarios. Esto puede significar que tiene una infección urinaria.




Lo que se puede esperar en el consultorio médico
 
Su proveedor elaborará la historia clínica y realizará un examen físico que incluirá un examen pélvico.
Los exámenes que pueden realizarse son:
 
Cultivo del cuello uterino
Examen del flujo vaginal bajo el microscopio (preparación en fresco)
Prueba de Papanicolau
Biopsias de piel de la zona de la vulva
El tratamiento depende de la causa de los síntomas.




INTERESANTES VIDEOS.

El remedio natural que te devuelve la audición como por arte de magia... NO LO IGNORES Y COMPARTELO.

PUBLICIDAD QUE TE RECOMENDAMOS

loading...