Dolor de ovarios es un síntoma de un problema mayor

Aunque no tiene por qué ser sinónimo de ningún problema grave, si los dolores de ovarios son recurrentes y llegan a ser muy agudos deberemos acudir al ginecólogo para obtener un diagnóstico adecuado.


Si eres mujer, seguramente habrás sentido dolor en la parte inferior del abdomen en algún momento de tu vida. A veces es conocido como “dolor de ovarios”.

No obstante, este término no es científicamente correcto, pues los ovarios son órganos que no poseen sensibilidad.

Por lo tanto, el dolor proveniente de esta región es simplemente un reflejo originado por algún desequilibrio o afectación en una zona y órgano cercano a los ovarios.

De acuerdo a estudios científicos, el dolor abdominopélvico es una de las causas más frecuentes en los consultorios ginecológicos y de hospitalización.

Entre las causas más frecuentes encontramos:

  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Quistes
  • Endometriosis
  • Ovulación
  • En ocasiones puede que no se trate de nada grave, pero el dolor en la zona de los ovarios puede estar originado por un problema mayor.

Dolor de ovarios: un síntoma de un problema mayor

Síntomas y medidas preventivas

Para identificar la raíz del dolor, se deben tomar en cuenta factores como:

  • Inicio y localización
  • Manera en cómo el dolor recorre el área
  • Cambios en la micción o defecación en el organismo
  • Periodos menstruales o presencia de flujo o sangrado
  • Cirugías recientes

Es preferible llevar un registro diario de los síntomas. Dicha información será muy útil a la hora de acudir al médico y recibir un diagnóstico.


Causas del dolor en la zona de los ovarios (pélvica y abdominal)

A continuación te presentamos algunas de las causas por las que este dolor puede surgir.

  • Durante el embarazo
  • Los dolores y contracciones en el abdomen son comunes durante el embarazo.

Sin embargo, para evitar riesgos mayores, es necesario que acudas de manera inmediata al médico en caso de presentar:

  • Hemorragias
  • Flujo vaginal inusual
  • Fiebre
  • Mareos
  • Náuseas o vómitos
  • Infecciones agudas

Puede existir infección del útero (endometriosis), debido a enfermedades como la clamidia, gonorrea, tuberculosis o una combinación de bacterias vaginales normales.

También puede ser producto de un trabajo de parto o de una cesárea, de alguna enfermedad inflamatoria pélvica, peritonitis, perihepatitis, un absceso tubo-ovárico,o incluso cáncer de ovario.

Trastornos anexos

El dolor puede desencadenarse como producto de concentraciones de fluido en el ovario (quistes), su rotura, o bien, la rotación del ovario, la trompa o de ambas alrededor de su ligamento suspensorio (torsión ovárica).

Dolores recurrentes

Generalmente se presenta antes o justo en el momento de la ovulación, es decir, cuando el óvulo se libera de los ovarios.

A dicho dolor se le conoce como dolor pélvico intermenstrual. Asimismo, puede estar ocasionado por la disminorrea, es decir, dolores producidos por la menstruación.

Problemas gastrointestinales

Estos tienen que ver con causas relativas al mal funcionamiento o alteración de algún órgano perteneciente al aparato digestivo. Entre otras causas puede deberse a:


Gastroenteritis

Apendicitis

Síndrome del colon irritable

Obstrucción intestinal

Causas genitourinarias

Son problemas relacionados con los aparatos genital y urinario, de manera conjunta.

El dolor puede provenir de una infección de las vías urinarias bajas o de la vejiga (cistitis) debido a la contracción continua durante la micción.

También puede ser debido a la pielonefritis, una infección aguda de la vía urinaria superior a través de los uréteres que conectan los riñones con la vejiga.

Otra posibilidad es la litiasis renal. Se caracteriza por la presencia de cálculos o piedras en el interior de los riñones o de las vías urinarias.

Razones musculoesqueléticas

El dolor puede hacerse presente debido a algún hematoma en la pared abdominal. Este tipo de lesión puede aparecer a partir de caídas, accidentes o golpes.

También puede surgir dolor en la zona abdominal cuando existe una hernia inguinal.

En estos casos la pared abdominal se encuentra débil, se rompe y el intestino delgado o algún otro órgano de la zona sobresale por el hueco del canal de la ingle.

Recomendaciones

El dolor pélvico conlleva ciertas complicaciones. Puesto que es de difícil diagnóstico, se necesita de un análisis multidisciplinario profundo para determinar sus causas y el tratamiento adecuado y oportuno.

Asimismo, su diagnóstico requiere de pronta atención, pues la demora en el procedimiento puede tener consecuencias fatales para la paciente.

Por eso, si sufres de dolores constantes en la región de los ovarios, debes consultar de manera urgente al médico o especialista.

INTERESANTES VIDEOS. SUSCRIBETE Mi CANAL "Consejeros De Salud''

Una Pausa En La Tierra Provocada Por La Eternidad !. NO LO IGNORES Y COMPARTELO.

PUBLICIDAD QUE TE RECOMENDAMOS

loading...